Anar directament a les notícies

Mireia Mollà: “Los más de 207.000 parados de Alicante nos sitúan a las antípodas de un modelo de prosperidad”

Publicat el en Economia i Ocupació

La diputada acusa a Aznar de “mentir deliberadamente en su valoración sobre la gestión del Consell

 La diputada de Compromís Mireia Mollà ha asegurado hoy que la cifra de parados registrada en la provincia de Alicante al finalizar enero -207.440 personas- es un dato “pésimo” para la economía alicantina, por lo que “parece imposible que alguien pueda calificar el País Valencià como un ejemplo de prosperidad”.

 Mollà, que ha recordado que la cifra de parados es la más alta que ha sufrido la provincia desde que existen este tipo de informes, se ha preguntado que “cómo es posible que el ex-presidente José María Aznar alabara ayer la gestión del Consell y la situara como un modelo de prosperidad y cambio”.

 A su vez, la diputada autonómica ha explicado que las cifras negativas afectan especialmente  a la provincia de Alicante, donde el número de parados en enero de 2011 aumentó en 3.269 personas respecto al mes anterior y en 7.635 personas en lo que respecta a la variación anual.

 Para Mireia Mollà la situación económica del País Valencià es “muy grave” y, “a causa de los desequilibrios presupuestarios que sufrimos, la provincia de Alicante se ve cada vez más ahogada por culpa del gobierno de Francisco Camps”.

 “Alicante se encuentra discriminada por la Generalitat Valenciana, que prioriza sistemáticamente las inversiones en Valencia y, en cambio, somos los alicantinos los que estamos sufriendo de manera más notable las consecuencias de la crisis”, ha añadido.

 La diputada de Compromís ha lamentado, en concreto, el aumento de 3.367 en los servicios, que evidencia la falta de unas políticas concretas destinadas a desestacionalziar este sector en el que domina la precariedad”.

 En este sentido, Mollà reclama al Consell “que trabaje de una vez para conseguir una situación económica más estable para los alicantinos y los valencianos, en general, que pasa también por un control de los gastos de la Generalitat en cuestiones superfluas”.