Anar directament a les notícies

Mollà: “Las más de 600 palmeras afectadas por picudo en la cuenca del Segura demuestran la necesidad de un plan de choque urgente”

Publicat el en Medi Ambient

La diputada de Compromís Mireia Mollà ha asegurado hoy que “el hecho de que en la cuenca del río Segura se vayan a talar más de 600 palmeras afectadas por picudo rojo demuestra la necesidad de que la Conselleria y el Ministerio de Medio Ambiente pongan en marcha de manera urgente un plan de choque contra este insecto que afecta a nuestro patrimonio natural”.

Mollà ha indicado que “la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha informado además de que un tercio de de las 4.500 palmeras plantadas tras las obras de encauzamiento del Segura se han visto afectadas por la plaga, lo que demuestra su gravedad y obliga a desarrollar medidas inmediatas”.

En este sentido, la diputada de Compromís ha recordado que “en el pleno de Les Corts de la primera semana de abril propusimos al vicepresidente y conseller de Agricultura, José Císcar, desarrollar un plan de choque que abarcara todo el territorio valenciano y que estuviera coordinado con todas las administraciones”.

“Entendemos que la primera fase de este plan debería consistir en la aplicación a todas las palmeras de un tratamiento para el control de larvas que se ha demostrado eficaz, y está pendiente de la autorización del Gobierno, y debería incluir también el poner a disposición de los ayuntamientos los medios humanos, técnicos y económicos necesarios para elaborar planes municipales de lucha contra el picudo, además de facilitar ayudas a particulares y empresas”, ha señalado.

No obstante, Mireia Mollà ha lamentado que “el Gobierno valenciano siga sin entender la gravedad de la plaga y continúe sin disponer los elementos necesarios para el control de picudo, a pesar de casos como el de la cuenca del Segura que demuestran que no puede seguir mirando hacia otro lado”.

En este sentido, la diputada de Compromís ha afirmado que “por nuestra parte seguiremos haciendo todas las reivindicaciones y propuestas posibles para alertar de la urgencia de actuar ante la plaga, pues nos jugamos el futuro de nuestro patrimonio natural e, incluso, la seguridad pública, si tenemos en cuenta las palmeras que ya han caído”.