Anar directament a les notícies

Compromís denuncia que el gobierno del PP en funciones sigue agrediendo nuestros mejores espacios naturales con actuaciones que no pararán la plaga del Tomicus

Publicat el en En castellano

 

Ponce: “Fabra, Bonig y Betoret pierden sus mayorías absolutas en las urnas pero siguen hipotecando el futuro de los bosques valencianos con actuaciones destructivas e inútiles pues no pararán las plagas que ellos favorecieron con su inoperancia”.

El portavoz de medio ambiente de Compromís, Juan Ponce,  recuerda que la plaga del Tomicus y Orthotomicus se disparó en 2013 como resultado del ERE de VAERSA con el que el PP eliminó todas las brigadas de control de plagas de las que disponía la Generalitat. “Ya denunciamos en su día esta errática medida pues la propia Generalitat disponía de datos que confirmaban un aumento del 20 % entre 2008 y 2012 de los pinares afectados por dichos perforadores, y además su crecimiento era previsible pues los incendios generan focos de estas plagas, y en 2012 registramos el peor año de incendios desde 1994 con cerca de 60.000 ha arrasadas en los montes valencianos”.

En la primavera de 2014 ya se pudo comprobar el avance espectacular de la plaga, pues la Generalitat aunque eliminó las brigadas que hubieran podido atajarla sí mantuvo las encomiendas técnicas que estudiaban la extensión de los perforadores en los pinares valencianos. En aquel momento los agentes forestales también anunciaron mortandades muy importantes pues miles de pinos comenzaban a amarillear. Pero la GVA no hizo nada.

El cóctel explosivo se completó con la meteorología de 2014, el año más seco y más cálido de los últimos 150 años. Las altas temperaturas y la ausencia de lluvias durante la primavera y el otoño de 2014 debilitaron aún más los pinares y fueron la puntilla que ha completado este desastre, con cientos de miles de árboles muertos en las comarcas litorales de Valencia y las del sur de Alicante, y unas poblaciones de insectos que han crecido exponencialmente y que pueden seguir arrasando nuestros bosques si la climatología vuelve a ser adversa los próximos otoño e invierno.

La Orden 25/2014, de 29 de octubre, de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, incumplida por todos

Ante una situación totalmente fuera de control, Bonig publicó una Orden de tratamiento obligatorio de los 161 focos de plaga detectados en más de 100 municipios de todo el territorio sin ofrecer ningún tipo de ayuda a los ayuntamientos y propietarios para realizar esos trabajos; si bien la Orden contemplaba las medidas para intentar frenar el avance de la plaga, también obligaba a una medida inútil e irrealizable por los municipios afectados dado su elevado coste: exigía la extracción de toda la madera muerta a la vez que se eliminaban los árboles enfermos.

El problema está en que por cada árbol enfermo a finales de 2014 ya había más de 100 muertos, la Generalitat que no priorizó la eliminación de unos sobre otros, y obligó a la eliminación de todos, tarea irrealizable por su elevado coste que no ha podido ser abordada por casi ningún ayuntamiento, mientras la plaga sigue expandiéndose.

Parc Natural del Túria: medidas desesperadas, costosas e inútiles que siguen aumentando el riesgo de incendios y agrediendo a nuestras joyas naturales y nuestro patrimonio

Para intentar eliminar las pruebas del fracaso, Betoret, actual presidente provincial del PP y alcalde en funciones de Vilamarxant que acaba de perder su mayoría absoluta, “consiguió” que su amigo Alfonso Rus enviara dos brigadas de IMELSA que han estado cortando árboles muertos en zonas visibles. “Es una acción inútil pues no para la plaga pero cosmética pues hace desaparecer los árboles muertos. El problema está en que esta actuación incrementa enormemente el riesgo de incendio pues no se han triturado ni extraído los restos de los árboles muertos, habiendo dejado en zonas muy accesibles y transitadas docenas de montones de leña troceada que pueden originar un incendio en cualquier momento y que en caso de incendio actuarán como la pólvora al ser leña fina y muy seca. Betoret ha sido incapaz de al menos eliminar ese riesgo de incendio y lo ha incrementado, pese a disponer su ayuntamiento de una trituradora de restos vegetales que no se ha utilizado para astillar los restos generados” afirma Ponce.

Para colmo de despropósitos la Generalitat ha contratado a la empresa  Levanfor, S.L. Paisajismo para seguir cortando árboles muertos y así minimizar el deprimente aspecto de la masa forestal con miles de árboles muertos en el Paraje Natural Municpal de Les Rodanes, que a su vez forma parte del Parque Natural del Túria. La empresa está siguiendo los dictados de la Consellería, actuando con maquinaria pesada, convirtiendo sendas (como el PRV-175 de Les Rodanes) en caminos, dañando patrimonio histórico como una trinchera restaurada de la Guerra Civil y creando vías de saca a costa de destrozar la valiosa vegetación natural de Les Rodanes compuesta por grandes arbustos como madroños, lentiscos, labiérnagos y palmitos, tal y como explicaba el representante de los conservacionistas en la Junta Rectora del Parca Natural del Turia (el biólogo José Mª Gamero). Parece que el destino de la biomasa extraída será una central eléctrica situada en Castilla la Mancha.

“Es intolerable que gobernantes en funciones como Fabra, Bonig y Betoret que han perdido el apoyo del pueblo sigan despilfarrando dinero público y actuando de espaldas a la ciudadanía destrozando nuestro patrimonio para intentar tapar sus vergüenzas” ha concluido Ponce.