Anar directament a les notícies

Ferrer: “La sentencia del TSJCV en el caso Pinedo es una nueva condena a la mala gestión del agua del PP”

Publicat el en En castellano

La diputada y portavoz de Compromís en la Comisión de Medio ambiente, Agua y Ordenación del Territorio en las Corts, Graciela Ferrer, ha señalado que “con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), que ordena el cierre de la fase III de la depuradora de Pinedo, asistimos a un nuevo ejemplo de las consecuencias de la mala gestión y de la incompetencia del Partido Popular”. 

“En el PP estaban tan ocupados y preocupados en el saqueo del dinero público que continuaban haciendo inversiones en infraestructuras sin pedir la licencia municipal de actividad. Estas instalaciones costaron 40 millones de euros y ahora el TSJCV ordena que se cierren: una explicación más del agujero en las arcas públicas que los anteriores gobernantes han dejado después de dos décadas, y que hacen verdad lo de que con el PP lo que no se acaba nunca es la ruina”.

Según Ferrer, “indudablemente la planta de Pinedo es muy importante para Valencia, su área metropolitana, el entorno de la Albufera y nuestras playas, porque garantiza un tratamiento de aguas adecuado antes de devolver el agua al medio ambiente o ser reutilizada por los agricultores. La negligencia de más de 20 años de gobiernos del PP continúa poniendo en peligro que se pueda desarrollar la reutilización de aguas residuales y complica la gestión del agua en un periodo de sequía”.

“Precisamente por eso todavía es más inaudito que al PP nunca le haya preocupado tener o no licencia para poder desarrollar la depuradora de Pinedo y que ni siquiera haya contestado a las quejas vecinales”.

“Han pasado muchos años en los que la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI), el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat gobernadas por el PP han obviado la legalidad, no por no conocerla sino por despreciarla, incrementando el problema al continuar haciendo inversiones donde no existía una licencia”, ha concluido la diputada Graciela Ferrer.