Anar directament a les notícies

Compromís exige ilegalizar las fundaciones que exaltan el franquismo y la dictadura

Publicat el en En castellano

Compromís ha exigido hoy en el Congreso reformar el artículo 5 de Ley de Fundaciones para impedir el registro de entidades que en su denominación hacen apología de la dictadura.

Ignasi Candela, diputado de la formación, ha señalado que la existencia de fundaciones como la Francisco Franco, la José Antonio Primo de Rivera o la reciente Blas Piñar, creada en 2014, incumple la Ley de Memoria Histórica que obliga a la retirada de “menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”.

La fundación Blas Piñar reconoce su voluntad de un “nuevo renacer de España: una, grande y libre”, mientras que la dedicada a Primo de Rivera declara entre sus objetivos “revalidar el pensamiento y activar la doctrina” del dictador como referente del siglo XXI.

Candela ha censurado además las ayudas públicas y las deducciones al IRPF por donaciones de las que se benefician este tipo de centros. Entre el año 2000 y el 2003, el ministerio de Cultura subvencionó a la fundación Francisco Franco con más de 150.000 euros.

La fundación Francisco Franco, por ejemplo, torpedea directamente la legislación sobre Memoria Histórica al ofrecer asesoramiento y asistencia jurídica a los ayuntamientos para mantener el callejero y la simbología franquistas.

En este sentido, Compromís ha solicitado al ministerio una investigación sobre las actividades presuntamente ilícitas de la fundación Francisco Franco. Esta ha remitido cartas a diferentes entidades locales en las que enaltece al dictador y atribuye a la Ley de Memoria Histórica “el claro propósito de que ganen la guerra los que la perdieron hace 80 años”.

Candela ha afirmado que el “indeseable revisionismo” de estas organizacione pone de manifiesto la falta de una política de Estado en materia de Memoria Histórica. Pablo de Greiff, relator especial de la ONU, criticó en un informe la falta de trasparencia, la interpretación restrictiva de la Ley de Amnistía, la privatización de las exhumaciones o el enfoque de responsabilidad simétrica que obvia la represión de la dictadura.