Anar directament a les notícies

Compromís anuncia un Contencioso-Administrativo contra las subvenciones ‘a dedo’ de César Sánchez

Publicat el en En castellano

El grupo de Compromís en la Diputación de Alicante empezó ayer miércoles el procedimiento para presentar un recurso de reposición ante el Tribunal de ñlo Contencioso-Administrativo contra las subvenciones ‘a dedo’ (nominativas) en la institución, que suman este año cinco millones de euros y han sido todas concedidas a cargos de diputados del equipo de gobierno causando una grave discriminación a aquellos municipios que han tenido que recurrir a procedimientos administrativos normales. Es la primera vez que un grupo político en la institución comienza una iniciativa semejante.

La coalición trasladó al juzgado el escrito de interposición de demanda, que incluye la petición de la suspensión del acto administrativo referido a la subvención recibida discriminadamente por el Ayuntamiento de Busot , gobernado por el vicepresidente de la Diputación, Alejandro Morant. El procedimiento comenzado no abarca todas las nominativas presentadas por la Diputación en los últimos meses, pero Compromís piensa que puede marcar el patrón de comportamiento a la institución antes y después de la sentencia.

Presentar el escrito de interposición es el primer paso legal antes de  llenar de contenido una demanda que se basará en un presunto fraude de la ley de subvenciones, puesto que la ayuda otorgada contradice la propia ley general de subvenciones y porque se salta la propia regulación que establece que en todo proceso tiene que regir la concurrencia competitiva como régimen ordinario de convocatoria de ayudas. La concesión de una ayuda nominativa tendría que estar ligada a un hecho extraordinario o un gasto especial.

La de Busot  (770.000 euros) es una de las cuatro ayudas nominativas otorgadas por el equipo de gobierno a un diputado suyo en los últimos meses. Las otras son para La Nucía (1,1 millones de euros€), Mutxamel (1,2 mil) y Calp, donde es alcalde el presidente de la Diputación, César Sánchez, y que recibirá 2,2 millones de euros (la inversión más alta en toda la legislatura) para realizar una obra competencia del Estado sobre terrenos que son propiedad de su  suegra.

Por el hecho de haber recibido una subvención nominativa, estos pueblos no pagarán, como hacen el resto de municipios que concurrieron al concurso de obras y servicios, ni quiera un porcentaje del proyecto (el gasto es 100% de la Diputación). Tampoco tendrán que  pasar entre 2 y 4 años para volver a reclamar la subvención de ningún plan como sí harán los otros. Todas las obras han hipotecado este presupuesto anual y el futuro, se prevé que extiende acabadas antes de las elecciones de 2019.

Subvenciones a dedo, sí; Pla Objetiva y Fondo de Cooperación, no.

Entre todas las subvenciones a dedo otorgadas por Sánchez suman 5,3 millones, prácticamente la mitad de los 11 millones de euros con los cuales tenía que participar la Diputación al Fondo de Cooperación de la Generalitat (que fijaba un reparto objetivo a todos los pueblos sin discriminación de no haberse negado el presidente César Sánchez, en ocasiones argumentando que no  había dinero para lo cual.

Compromís quiere destacar que en los dos años que lleva en la Diputación haciendo oposición ha tratado de pactar varias iniciativas que tuvieron como objeto la mejor distribución de los fondos públicos, caso del Pla Objetiva que pretende un reparto de subvenciones desde puntos de vista objetivos.

“Las nominativas no sólo son discriminatorias para el resto de los pueblos de Alicante. Es que además, todas estas nominativas acaban en municipios que superan los 20.000 habitantes cuando ‘la Diputación de los Pueblos’, como le gusta decir a la máquina de propaganda institucional en la que ha transformado Sánchez el Palacio Provincial, tendría que estar repartiendo este dinero a los más de 100 pueblos de menos de 10.000 habitantes que tienen nuestras comarcas del sur”, ha apuntado el portavoz de Compromiso, Gerard Fullana.

“César Sánchez”, ha continuado Fullana, “ya sabemos a qué ha venido a la Diputación, a promocionarse y consolidar su poder y el de los alcaldes de su cuerda. Aprueba subvenciones que incluso pueden tener un incremento patrimonial propio”.