Anar directament a les notícies

Compromís denuncia que el Gobierno ataca la presencia del valenciano en las señales de tráfico

Publicat el en En castellano

El senador territorial, Carles Mulet, ha anunciado que la coalición reclamará desde el Senado explicaciones al Gobierno por la actuación del delegado del Gobierno ante unas señales de tráfico cuyo mayor problema legal es que están escritas en una lengua no castellana. “Deben suponer un gran problema para que todo un Gobierno de España quiera actuar precisamente en este momento en el que gobierna Compromís, cuando las señales llevan décadas en las calles y ni el PP actuó contra ellas la anterior legislatura en la que gobernaba el municipio”, ha declarado Mulet.

El Gobierno actuó a raíz de una multa recurrida por un particular que indicó “no entender una señal”. Ahora en un requerimiento insta al alcalde Àlex Ruiz a remitir una certificación del secretario que haga constar el cumplimiento de la normativa referida a las señales de tráfico. Bellreguard y muchos otros municipios valencianos cuentan desde los 80 y 90 de reglamentos de normalización del valenciano, unas sencillas herramientas que han servido para visibilizar y garantizar la presencia del valenciano en las calles, en los rótulos y señalética de muchos municipios. Mulet ha indicado que “la legalidad española no parece entender de localismos, ni de recuperación de lenguas o de la voluntad de ser de un pueblo. Tratar de aniquilar señales que indican desde hace años que algunos espacios están ‘reservat ajuntament’ o que prohíbe estacionar ‘als dos costats’, acompañada de señales mundialmente conocidas supone una voluntad de rizar el rizo y perseguir esta lengua, como si los problemas de los ciudadanos o de Bellreguard fueran de esta índole”. Además se ha preguntado si el Gobierno actuará contra todas las señales de tráfico y reglamentos de cientos de municipios valencianos y le ha reclamado “respeto por la lengua de los valencianos”.

El alcalde Àlex Ruiz ha recordado que “Bellreguard vive con absoluta normalidad en su lengua propia mientras que el paso de la N332, partiendo en dos nuestro núcleo urbano, corrompe nuestra convivencia poniendo en riesgo la vida de vecinos y vecinas. Esa debería ser la prioridad del señor Moragues”.

La coalición requerirá el expediente abierto contra Bellreguard y explorará vías para garantizar la presencia en las calles de estas señales “pues se es muy laxo en el cumplimiento de la normativa cuando afecta a aspectos de titularidad estatal como las carreteras donde se ignora al valenciano, el uso de la toponimia oficial o manteniendo señales como la de STOP que, claramente, no están en lengua castellana”, ha concluido.