Anar directament a les notícies

Compromís lamenta que la ministra de Agricultura no active la cláusula de salvaguarda para proteger al arroz

Publicat el en En castellano

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha pedido hoy en el Senado a la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel Tejerina, que active “cuanto antes” la cláusula de salvaguarda prevista en los tratados ante la crisis que está sufriendo el sector arrocero en el Estado español por las graves perturbaciones que están causando las elevadas importaciones de terceros países y ha lamentado “que no lo esté haciendo ya y no haya dejado nada claro esta misma tarde”.

En la actualidad las importaciones de Cambodja y Nyanmar están hundiendo los precios del arroz europeo, contexto en el que el Estado español ocupa el segundo lugar por detrás de Italia y produce un tercio del arroz producido en Europa. “España y sus dirigentes se llenan mucho la boca de patriotismo pero no prestan suficiente atención a sus sectores productivos y, especialmente, al agrícola donde parecen actuar por otros intereses ya que los representantes del Estado estuvieron en Foro del sector del Arroz de la UE celebrado en Bruselas hace un mes. Reclamamos que pidan a la Comisión Europea, tal y como está previsto en los tratados, limitar las importaciones y devolver la estabilidad y sostenibilidad al sector en casos de perturbaciones tan graves como las que vivimos”, ha indicado el portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet.

Mulet ha reprochado a la titular de Agricultura y Alimentación que “haya basado su intervención en líneas generales de su ministerio pero sin concretar algo sobre las medidas que espera el sector para luchar contra la amenaza que supone que el mercado se esté inundando con unos incrementos a un ritmo del 800%, lo que puede acabar con la viabilidad del sector” y ha lamentado que “no se haya comprometido a activar la cláusula de salvaguarda prevista en los tratados para estos casos de perturbaciones graves”.

Las 750.000 toneladas producidas se ubican en Andalucía (40% del total), seguido de Extremadura con el 23%, el País Valenciano con el 15,5%, Cataluña con el 15% y Aragón con el 5,17%. El arroz es fundamental para la alimentación “pero tiene además un papel ambiental capital para el futuro de zonas húmedas como l’Albufera, el Delta de l’Ebre o el Guadalquivir hasta las 109.411 hectáreas y ha sufrido una regresión importante por el menor rendimiento y superficie sembrada”. En zonas valencianas como la comarca de la Ribera este cultivo supone una fuente de ingresos destacable y el cultivo está fuertemente ligado a su ecosistema y forma de vida.

Todo esto”, según el senador de Compromís, “no parecen ser motivos suficientes para que desde el Gobierno se actúe, como ya advertimos con la entrada de naranjas de Sudáfrica. La ministra debe solidarizarse con las demandas de los productores de arroz y movilizar a los órganos europeos que pueden modular la llegada de productos de estos países menos desarrollados (LDCs)”, en los que el respeto de los derechos humanos no está nada claro.

El arroz, además de ser un sector productivo fundamental para la alimentación, es un producto sensible que tiene un papel fundamental en la gestión del agua y en la protección de áreas naturales de especial importancia. “Manifiesta más interés por el uso de los fertilizantes en Europa que del arroz valenciano”, ha lamentado.

Compromís ha insistido en la necesidad de pedir apoyo a las peticiones de la Posición Común del Sector firmadas durante el Segundo Foro del Sector del Arroz de la Unión Europea que reclamaba precisamente la aplicación de la cláusula de salvaguarda prevista en el artículo 22 de los Reglamento de la UE y los aranceles a las importaciones del arroz de Camboya y LDCs para evitar la gran perturbación de precios creada o el establecimiento de reglas de reciprocidad, ambientales, sanitarias y de condiciones sociolaborales entre la UE y los terceros países con los que establece acuerdos comerciales así como plasmar en el etiquetado si ha sido producido en la UE.