Anar directament a les notícies

Compromís pregunta al Gobierno por la autorización a la manifestación ultra ‘contra Mónica Oltra y Compromís’

Publicat el en En castellano

La coalición Compromís ha preguntado al Gobierno en el Senado por qué se autorizó una manifestación que destilaba odio e iba contra las ideas políticas de la coalición de una forma tan evidente y en la misma plaza que ocupa la formación política, contra quienes iban los lemas que portaban los grupos ultras que ayer se manifestaron.

Si bien Compromís defiende el derecho de manifestación, lamenta que “con un lema, denominación y naturaleza tan claras contra Compromís y su portavoz y tratándose de grupos ya conocidos que actúan con violencia en la ciudad y por toda la autonomía, los representantes del Gobierno no optaran por trasladar unos metros la protesta para garantizar el derecho de los trabajadores de la coalición y evitar la concurrencia de elementos tan opuestos, así como los problemas de seguridad que podrían haberse dado en esta plaza”, ha señalado el senador territorial, Carles Mulet.

La coalición ha reclamado acceder a las comunicaciones oficiales del expediente sobre esta concentración. “Tuvo que ser Compromís quien, tras conocer los pasquines llamando a la celebración de este acto de protesta, se pusiera en contacto con la Delegación del Gobierno para informarles que a esa hora habría personal de la coalición trabajando y pidiéndoles que garantizaran la seguridad. Ante el silencio oficial y la falta de respuestas, decidieron cerrar para prevenir daños o situaciones no deseadas”, ha explicado Mulet que se ha preguntado por la “irresponsabilidad” del Gobierno del PP a la hora de autorizar esta clase de actos, cuando podrían haberla condicionado a cambiar el lugar de celebración o como mínimo a comunicar por escrito a la coalición que se garantizaría la seguridad.

Compromís ha reprochado esta misma semana en el Senado al PP que se permita la impunidad de estos grupos “que no tienen ningún problema en hacer escraches en domicilios familiares de políticos, rozar constantemente la ilegalidad con sus acciones o utilizar lemas y simbología que en cualquier otro país europeo civilizado tras haber superado una dictadura estarían prohibidos de forma tajante”.