Anar directament a les notícies

Àlvaro: “La Bonig de la bancarrota del Hospital Provincial no debería aleccionar al Consell que compra el acelerador, el Pet-Tac y que ejecuta colegios”

Publicat el en En castellano

La portavoz adjunta de Compromís en les Corts, la vila-realense Mònica Àlvaro, ha manifestado su sorpresa por las críticas de Bonig a los presupuestos del Consell para Castelló y ha añadido que “una persona que formó parte del Consell con más imputados de la historia, que prácticamente ha dejado en quiebra técnica el Hospital Provincial y el General, y del Gobierno que olvidó las inversiones básicas para la salud de los castellonenses, como el acelerador lineal o el PET-Tac del Provincial, no debería acudir a la capital de la Plana para dar lecciones”.

Àlvaro ha hecho estas manifestaciones en respuesta a las declaraciones de Bonig en las que criticaba una supuesta reducción de la inversión para Castelló. “La realidad es más tozuda que los números, que el PP viste a su antojo porque son muy sufridos. Mientras el PP asegura que el Provincial recibe un millón de euros menos, es el Consell del Botànic, con un compromiso de más de 30 millones de euros quien garantiza la viabilidad de un hospital que el PP dejó en quiebra técnica. Es el Consell del Botànic quien ha pagado el acelerador lineal de Oncología, que el PP olvidó durante lustros; es el Consell del Botànic quien, tras años de PP perdiendo dinero con el alquiler de un PET-TAC que sólo daba servicio dos días a la semana, adquiere ahora un PET-TAC permanente para los pacientes del Provincial; es el Consell del Botànic, además, quien incorpora inversión para hacer realidad el edificio de Oncología del Provincial, bloqueado durante años en la etapa del PP”.

Respecto a las críticas de Bonig a la supuesta escasa inversión de Obras Públicas, la síndica adjunta de Compromís le ha recordado que “gran parte del dinero en esta partida va destinado a pagar obras que el PP inauguró sin haberlo pagado, como es el caso de parte de la autovía al aeropuerto o de la carretera Aeropuerto-Torreblanca. Mientras unos despilfarraban el dinero de todos y dejaban de pagar sus proyectos, otros, el nuevo Consell, además de pagar las facturas pendientes, impulsa unos presupuestos que afrontan los problemas olvidados por el PP en Castellón, con una apuesta por la vivienda social en actuaciones como en San Lorenzo; con proyectos de movilidad para el área metropolitana de la Plana frente a un TRAM del PP que lejos de mejorar el transporte en la comarca, hipotecó millones de euros”.

La representante de Compromís ha añadido además que “frente a las cifras de maquillaje del PP, que aseguraba invertir millones de euros en escuelas –que nunca se hicieron, que estaban en barracones o que se destinaban a pagar sobrecostes ficticios de la trama Ciegsa-,  el Consell del Botànic ha realizado una apuesta real por la educación pública, y la ciudadanía lo puede corroborar con la ejecución de colegios como el Regina Violant en Almassora; el Cardenal Tarancón en Borriana; el Alcázar de Nules…. Frente a un PP de cifras ficticias, barracones y sobrecostes, la Conselleria de Marzà, responde con hechos y con obras en ejecución para mejorar la educación”.

A las críticas de Bonig por la supuesta irresponsabilidad del Consell del Botànic, Àlvaro ha contestado que “la irresponsabilidad fue poner en los presupuestos del PP de 2015 a los que hace referencia Bonig actuaciones como el centro de salud de Vilafamés del que no se puso ni una piedra. Por el contrario, en los actuales presupuestos, se incorporan centros médicos olvidados por el PP, como el de Moncofa o el de Vilafamés, donde el Ayuntameinto ya está ultimando los trámites para acelerar al máximo la ejecución. Así que la persona que anunció un hospital en la Vall, que nunca se hizo, no debería dar lecciones”, ha dicho Álvaro.

Según Álvaro, “en las cuentas del Consell del Botànic hay por primera vez una apuesta real por la industria cerámica, y por las industrias tradicionales de nuestras comarcas, como la inversión en el plan de reindustrialización de Els Ports Maestrat, porque, por suerte, la época de atar perros con longanizas para acabar haciendo ricos a los amiguitos ha acabado, y ahora, con el cambio político el dinero ya no se destina a la política de la especulación, sino a la de la economía real y productiva, a la apuesta social para atender a los dependientes olvidados por el PP durante lustros y a la creación de vivienda pública con la que el PP prefería que se especulase”.